FACTURACIÓN ELECTRÓNICA 3.3:

¿Qué debo saber?

Dicen que hay 2 cosas en la vida de las que no puedes huir: la muerte y pagar impuestos. Para lo primero, nadie ha encontrado aún la fórmula mágica de la inmortalidad, pero para lo segundo, aunque las especificaciones y leyes fiscales pueden parecer que están escritas en otro idioma, es más sencillo de lo que aparenta.

Como posiblemente ya lo sabes, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) anunció su nueva versión para la facturación electrónica, y puso a temblar a los contadores y empresarios de todo México.

¿De qué se trata?
La lógica explicada por el SAT es sencilla: nuestras facturas contienen la información base para poder presentar las declaraciones anuales y así cumplir con nuestras obligaciones fiscales. Por lo tanto, se han modificado las “etiquetas” y tipos de comprobantes para encontrar los rubros específicos de todas las actividades económicas que desarrollamos.

Básicamente, es la implementación de una nueva versión de la estructura de facturación electrónica del SAT. Digamos que es como cuando Android o iOS te piden actualizar tu teléfono a su última versión de software para hacerlo más eficiente. ¿Te suena familiar?.

Aunque este nuevo formato entró en vigor el pasado 1 de julio de 2017, aún puedes emitir tus facturas con la versión anterior 3.2, pero sólo hasta el 30 de noviembre.

¿Qué significa esto?
Significa que, a partir del 1 de diciembre de 2017, la única versión válida para emitir tus comprobantes fiscales digitales (CFDI) será la versión 3.3, por lo que en DIGIBOX te recomendamos que no lo dejes para el último momento, y desde hoy, empieces a utilizar la versión 3.3 en todos tus CFDI.

¿Qué cambia con la Facturación 3.3?
Uno de los principales cambios en esta nueva versión, es que, a la lista de ingresos, egresos y traslado, se agregan 2 nuevos tipos de comprobantes: recepción de pagos y nóminas. Esto significa que se podrán realizar facturas por los pagos a plazos de un servicio o producto, así como los comprobantes que generan los sueldos, salarios y asimilados.

Además, la versión 3.3 validará los RFC de las facturas, para evitar desde un inicio cualquier tipo de error en la captura de información, además de registrar los conceptos base de nuestros impuestos (ISR, IVA, IEPS).

También, se han incorporado una serie de catálogos para que la información proporcionada por los contribuyentes sea homogénea. Y aunque esto significa una lista mayor de etiquetas, también ayuda a que todo sea específico y claro.

¿Qué debo hacer?

  • Asegúrate que tú o tu contador tienen a la mano toda la información de la Facturación Electrónica 3.3 y sus cambios.
  • Utiliza la nueva versión lo antes posible. Es mejor no dejarlo para el último minuto, así evitarás sorpresas por no tener clara esta información.
  • Si utilizas un ERP, asegúrate que tu Proveedor Autorizado para la Certificación de CFDI (PAC) está listo para realizar el timbrado de tus CFDI bajo esta nueva versión.

En DIGIBOX ponemos a tu disposición nuestros Planes BOX, ideales para quienes requieren emitir sus facturas digitales de manera constante a un volumen estable. Y si tu negocio genera grandes cantidades de CFDI, te invitamos a conocer nuestro servicio de Timbrado Masivo, listo para integrarse con los principales ERP del mercado.

Con información del SAT y El Financiero.

¡En DIGIBOX estamos listos!

EMPIEZA HOY A REALIZAR TU FACTURACIÓN ELECTRÓNICA CON LA VERSIÓN CFDI 3.3