El panorama que se presenta a nivel nacional y mundial para muchas empresas de todos los tamaños parece, sin duda, poco alentador. Las compañías que entregan sus productos y servicios por canales tradicionales se han visto limitadas en su operación y, por tanto, en sus ingresos. Sin embargo, este escenario por demás adverso representa también una oportunidad para aquellas PyMEs que decidan optar por la digitalización de sus procesos y cadenas productivas.

No es tarea fácil para aquellos negocios acostumbrados a llevar procesos sencillos y tradicionales, como pueden ser la producción artesanal y la venta directa al público desde un establecimiento comercial. El utilizar herramientas digitales, adaptarse a las compras y ventas en línea y la gestión de procesos de producción remota, constituyen un reto importante, pero que, si se logra adoptar exitosamente, puede redituar en resultados muy positivos.

Así es que, más allá de ver la actual crisis exclusivamente como un escenario fatalista y negativo (que, sin duda, en parte lo es), podemos verlo desde una óptica de oportunidades para la transformación y la evolución. La era digital llega para todos.

Y entonces, ¿cómo debemos comenzar?

Es claro que muchas PyMEs no podrían comenzar este proceso sin un acompañamiento; sobre todo las que están lideradas por personas que, por un tema generacional, no suelen estar en contacto directo con las nuevas tecnologías.

El asunto no se resuelve simplemente comprando computadoras o abriendo perfiles en las redes sociales, se necesita un apoyo real para guiar a las empresas hacia una transición segura a un entorno digital, y para ello, la capacitación juega un rol esencial.

Desde consultores independientes hasta grandes agencias de mercadotecnia digital, actualmente encontramos el mercado múltiples opciones disponibles de expertos que pueden orientarnos y llevarnos de la mano durante este proceso, con estrategias integrales que abarcan desde la operación hasta la comercialización de nuestros productos y servicios.

De manera adicional a cualquier apoyo que pudieras tener por parte de un especialista, recuerda que el conocimiento nunca sobra, por lo cual, te recomendamos también aprovechar las múltiples opciones de webinars, conferencias y cursos en línea que están disponibles constantemente en Internet (muchos de ellos inclusive son gratuitos).

Aprovecha estos días de #QuédateEnCasa para prepararte en temas como la importancia de la seguridad para hacer transacciones en línea, el manejo de la información, tendencias y estrategias de marketing digital, el aprovechamiento de plataformas digitales de ventas (Amazon, Mercado Libre, Rappi, etc.), así como las múltiples posibilidades de posicionamiento que ofrecen las redes sociales.

El Internet: la gran oportunidad de negocio.

Para aquellos empresarios que han tenido que cerrar las puertas de sus negocios durante la actual contingencia de salud, los resultados han sido terribles. Los costos de rentas, pagos de sueldos, insumos y servicios llegan como cada mes, pero no hay ventas para solventar estos gastos fijos.

Gracias a la tecnología, encontramos soluciones formidables a costos relativamente bajos, como lo es la venta a través de Internet. Por ejemplo, en el caso de Facebook, el empresario sólo debe abrir una página, llenar la información de su negocio y comenzar a promocionar sus productos o servicios. Pueden agregarse fotografías promocionales de los productos a la venta, las cuales pueden tomarse directamente desde un celular, y los gastos de envío pueden incluirse en el precio al cliente o pactarse de manera adicional, lo que no generaría un cargo extra. Asimismo, bastará tener una cuenta bancaria para comenzar a recibir pagos por transferencias electrónicas o por medio de sistemas seguros como PayPal y Openpay, sin necesidad de tener una terminal física.

La oportunidad que se presenta es grande, pues con la adopción de este tipo de esquemas digitales, el alcance de la empresa deja de estar limitado a una zona geográfica (por ejemplo, unas cuadras a la redonda del local comercial).

Nuevas estrategias para la administración de clientes: CRM y ERP.

Las estrategias para crear una fidelización entre nuestros clientes y la empresa, también se han transformado gracias a la era digital.

Existen sistemas como los llamados CRM (sistema de gestión de las relaciones con los clientes), que permiten llevar un control y seguimiento de los clientes actuales y potenciales al registrar su edad, lugar de procedencia, historial de compras, intereses, entre otros. Este tipo de sistemas nos ayuda, no solo a tener la información accesible, sino a mejorar la calidad en el servicio, a segmentar nuestras estrategias de marketing para hacerlas mucho más efectivas y a generar estrategias para la fidelización de nuestros clientes.

Existen también los denominados ERP (sistema de planificación de los recursos empresariales), que integran todos los procesos de la empresa en una base de datos centralizada, permitiendo una mejor interacción entre las distintas áreas de la organización. La implementación de este tipo de sistemas suele implicar una importante inversión de capital, sin embargo, los beneficios que se obtienen son bastante mayores. Algunos de los beneficios más significativos que suelen obtener las empresas que implementan y usan adecuadamente un sistema ERP son la integración y automatización de procesos, el poder compartir información relevante y en tiempo real entre las distintas áreas de la organización y la reducción de costos de operación.

Existen muchas empresas especializadas que pueden ayudar a que la digitalización sea más rápida y eficiente, utilizando los recursos de mejor manera. Recomendamos que, dependiendo de cuál sea la estrategia que vayas a seguir para la digitalización de tu negocio, te acerques a un especialista que te pueda orientar y llevar de la mano durante ese proceso.

La facturación electrónica y la transformación digital

Independientemente de cuál sea el grado de digitalización de tu negocio, no olvidemos que la facturación electrónica es obligatoria desde hace algunos años, por lo cual, de alguna manera, todos los negocios formales ya incorporan al menos este elemento como un primer nivel de digitalización.

Ahora bien, si ya todos cumplimos con este primer elemento de digitalización, ¿por qué no partir de aquí para continuar construyendo una cultura digital en nuestro negocio? Existen múltiples elementos que se pueden agregar derivados de tu proceso de facturación electrónica, los cuales pueden ayudar en gran medida al objetivo que se plantea en este artículo.

Por ejemplo, si tienes una tienda en línea, puedes integrar el proceso de facturación electrónica haciendo uso de un servicio de timbrado masivo. Esto te permitirá automatizar tu proceso comercial y al mismo tiempo cumplir con tus obligaciones fiscales, prácticamente sin intervención humana.

Recuerda que, como PAC y especialistas en procesos de facturación electrónica, DIGIBOX puede ser un aliado importante en tu proceso de digitalización. Si en algo podemos ayudarte, será un gusto poderlo hacer.